COLUMNAS DE PIEDRA

31 Ago

Una columna de piedra es un fundamento arquitectónico perpendicular, normalmente alargado. La función principal de una columna es soportar toda la carga de una construcción o parte de la misma, aunque cada vez se utilizan más como elemento decorativo. Su forma suele ser circular, y en el caso de que sea cuadrangular se le denomina pilar o pilastra. La columna está constituida principalmente por tres partes: la basa, el fuste y el capitel.

  • Basa: se denomina así a la parte inferior de la columna, la cual sirve de soporte al fuste, ampliándolo.
  • Fuste: es el elemento primordial de la columna, esto se puede demostrar en que muchas columnas están  o pueden formarse solo con el fuste. Éste se considera monolítico si consta de un bloque únicamente y aparejado si lo componen tambores intercalados. Puede ser liso o estar decorado de diversas formas. Otra de las características que podemos ver en el fuste es que tenga éntasis, un estrechamiento del diámetro con la altura, contra más arriba más pequeño.
  • Capitel: esta palabra proviene del latín caput, capitis, que quiere decir cabeza. Es la parte que está colocada en la zona más alta de la columna, para transferir el peso que obtiene por los elementos horizontales de la estructura o del arco que en las columnas se sostiene. Aunque podemos encontrar mucha diversidad de capiteles un modelo básico de capitel sería el constituido por: un astrágalo (un saliente que va alrededor del fuste de la columna en el pie del capitel), un tambor (que es el cuerpo del capitel, con forma reducible a un tronco de cono o pirámide invertido), y un ábaco (un tablero prismático que remata el capitel y que sostiene directamente el arranque del arco o del dintel)

Por su longitud las columnas de piedra se suele dividir en dos grupos, largas e intermedias. Las columnas cortas a veces también se consideran como un tercer grupo, estas se diferencian por su comportamiento. Las columnas largas se rompen por flexión lateral; las intermedias, por combinación de esfuerzos, por aplastamiento y flexión lateral, y las columnas cortas podrían romperse por aplastamiento. No hay ningún margen completamente establecido para diferir las columnas de los componentes más cortos, aunque casi siempre se tiene en cuenta que si la longitud del elemento es más de diez veces su dimensión transversal menor, entonces es una columna.
Según el lugar que ocupen, en relación con otros componentes de una estructura, pueden distinguirse varios tipos de columnas:

  • Columna aislada o exenta: esta está suelta y retirada de toda parte de la construcción.
  • Columna adosada: se encuentra yuxtapuesta a un muro u otra parte de la edificación.
  • Columna embebida: parece estar parcialmente incrustada en el muro u otro cuerpo de la construcción.

Según pertenezcan a unas u otras órdenes arquitectónicos clásicos, las columnas pueden ser: dóricas, jónicas, corintias, toscanas o compuestas.

Según el fuste que tengan las columnas de piedra se pueden dividir en: columnas estriadas o acanaladas (con estrías o acanaladuras ornamentales en toda su largura), columnas fasciculadas (su fuste es compuesto, con fustes delgados agrupados), columnas salomónicas (con el fuste torsionado en forma de espiral), columnas agrupadas (poseen varios fustes con una basa y capitel comunes)